MP Consulting Group

Descubren la más rara "zona de la muerte" de los océanos en el Índico

El estudio de Nature Geoscience informa sobre el área de 60.000 kilómetros cuadrados con una profundidad de 100 a 400 metros que contiene 10.000 veces menos oxígeno que las aguas superficiales más saturadas.

07 diciembre 2016 |

Las zonas de este tipo carecen de la vida marítima convencional, como peces y otros organismos acuáticos —de aquí "muertas"-, lo que ofrece un importante problema para la biodiversidad y la exploración de los recursos marítimos.

En términos generales, "las zonas de la muerte" están vinculadas con el exceso de nitrógeno reactivo en el agua. Siendo una fuente de nutrición para las algas, el nitrógeno causa que su población crezca bruscamente. Al "morir", las algas se descomponen, sacando el oxígeno del agua y privando a otros organismos de esta sustancia indispensable.

Por su parte, el exceso de nitrógeno reactivo aparece en las aguas debido a la actividad humana, en particular el amplio uso de fertilizantes.

La naturaleza sí posee un modo de procesar nitrógeno. Por ejemplo, en otras "zonas muertas" del océano, como en las costas occidentales de las Américas, las de Namibia, así como cerca de la costa india en el mar Arábigo, están presentes colonias de microbios que combaten el exceso de nitrógeno, aunque a menudo sus esfuerzos se ven superados por el volumen del gas.

Pero en el golfo de Bengala, las minúsculas cantidades de oxígeno impiden su trabajo, "cerrando" el ecosistema en un tipo de empate cuando los microbios existentes resultan incapaces de procesar el nitrógeno de una manera rápida y eficaz.

De eliminar el oxígeno restante, el golfo de Bengala podría elevarse al estatus de un jugador global en el procesamiento del nitrógeno a nivel del océano mundial, aunque por el momento se desconoce cómo o cuándo esto será logrado.

Una de las variantes es la densa población costera, señala Eurekalert. Con más influjo de nitrógeno, el resto del oxígeno podría ser eliminado de las aguas profundas, permitiendo a los microbios lanzar el ciclo en plena fuerza.

De todos modos, si es la actividad humana la que más influye en el ciclo del nitrógeno en la tierra, agua y aire, los científicos deberían estudiar más atentamente estos procesos para saber modelar y predecir los riesgos futuros, cita el medio a los participantes del estudio.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.panamaagro.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.panamaagro.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.