Crisis humanitaria en ascenso, afirma la FAO

Las personas necesitadas de ayuda humanitaria para sobrevivir siguen en aumento y en conjunto podrían representar hoy el décimo país más poblado de la Tierra, advierten evaluaciones de la FAO.

23 agosto 2016 |

Como resultado de los conflictos y los desastres, más de 130 millones de habitantes se encuentran actualmente en situación crisis, recalca la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Un reciente análisis de la institución y el Programa Mundial de Alimentos denunció que los conflictos prolongados en 17 países colocaron a más de 56 millones de individuos en condiciones de inseguridad alimentaria en niveles de 'crisis' o 'emergencia'.

Otro estudio de la FAO demostró que las sequías, inundaciones, tormentas y otros desastres provocados por el cambio climático están teniendo un impacto importante y creciente en la agricultura de las naciones en desarrollo.

'No hay que olvidar que detrás de estas preocupantes estadísticas existen vidas reales y gente real', insistió Daniele Donati, director adjunto de la División de Emergencias y Rehabilitación de la FAO.

A juicio del experto, la agricultura puede y debe ser una parte integral de las respuestas humanitarias destinadas a prevenir el empeoramiento de la inseguridad alimentaria en el planeta.

En opinión de la FAO, la celebración cada 19 de agosto del Día Mundial Humanitario 'supone un recordatorio anual de la continua necesidad de actuar colectivamente para aliviar el sufrimiento y la necesidad en el mundo'.

'Cada año, millones de personas que dependen de la producción, la comercialización y el consumo de cultivos, ganado, peces, productos forestales y otros recursos naturales, se enfrentan a una gran variedad de desastres y crisis que amenazan su seguridad alimentaria o sus medios de vida, o a ambas cosas a la vez', expuso la FAO.

Cuando sucede lo peor y la gente se ve incapacitada para alimentarse o encontrar refugio, las respuestas humanitarias, que aportan alimentos, agua, sanidad y alojamiento, suponen intervenciones de enorme importancia, pues pueden salvar vidas.

Sin embargo, la labor a largo plazo para ayudar a las comunidades a desarrollar su resiliencia ante este tipo de eventos presenta una serie extraordinaria de desafíos, recalcó el organismo de Naciones Unidas.

Estos son los retos a los que la FAO y sus asociados deben enfrentarse cada día en Afganistán, el Corredor seco de América Central, Papúa Nueva Guinea, Sudán del Sur, Siria o Yemen, ilustró.

A escala global, el 75 por ciento de las personas más pobres y vulnerables depende aún de la agricultura como su principal fuente de alimentos e ingresos, precisó la fuente.

'Sembrar y atender los cultivos es un trabajo duro y de por sí un desafío, pero es infinitamente más difícil en zonas de conflicto, o cuando sequías pertinaces hacen que las lluvias de las que dependen los cultivos y los animales, simplemente nunca lleguen', señaló el análisis.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.panamaagro.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.panamaagro.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.