Latinoamérica puede empujar aplicación del Acuerdo de París sobre cambio climático

La iniciativa de los países de América Latina fue clave para que se aprobara el Acuerdo de París sobre cambio climático, por lo que deben mantener esa voluntad para lograr que se implemente ese pacto, dijo a Sputnik la directora de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica, Andrea Meza.

14 noviembre 2016 |

"Hay un mensaje y venimos muchos con esa postura: cómo hacemos para que la aplicación del acuerdo sea consistente con esa visión de ambición", dijo Meza desde la ciudad marroquí de Marrakech, donde comenzó el lunes la 22 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP22), que se desarrollará hasta el 18 de este mes."

La representante costarricense señaló que Latinoamérica ejerció "un liderazgo importante" para lograr el Acuerdo de París, aprobado en diciembre del año pasado en la COP21, debido a su "sentido de urgencia" por la vulnerabilidad de la región a los efectos del cambio climático. "Todos reconocemos que vivimos en una región altamente vulnerable, que está muy expuesta a los efectos del cambio climático y veíamos como un ítem primordial lograr un acuerdo para ir avanzando y mejorar las condiciones que tenemos de exposición a esos efectos", explicó Meza. Se espera que la COP22 sea escenario de nuevas negociaciones en las que los gobiernos definan prioridades.

"Hay una serie de tareas que tenemos que terminar de negociar para ver cómo vamos a implementar el acuerdo", indicó Meza, quien oficia como portavoz de la Asociación Independiente de América y el Caribe (Ailac), conformada en 2012 por ocho países latinoamericanos con posiciones comunes sobre el cambio climático: Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú.

Según la vocera de Ailac, cuya presidencia rotativa ejerce actualmente Costa Rica, el Acuerdo de París supone un cambio en el modelo de desarrollo, lo que constituye "el mayor reto a la hora de hablar de implementación". De lo que se habla es de "descarbonizar las economías, y hacer esa descarbonización implica transformar la forma en que nos movemos, la forma en que producimos, y eso tomará tiempo, va a implicar cambios relevantes, implica hablar del cambio climático como modelo de desarrollo", observó. El objetivo es evitar que la temperatura media del planeta aumente en este siglo más de dos grados centígrados, considerado el umbral de un cambio climático catastrófico.

Para ello se necesita reducir de manera drástica las emisiones de gases de efecto invernadero que recalientan la atmósfera, principalmente el dióxido de carbono.

Esto requiere cambios en la forma en que se llevan a cabo muchas actividades humanas, desde la ganadería hasta el transporte, pasando por la generación de energía y la extracción de recursos naturales.

Finanzas climáticas

Semejante transformación requiere recursos, por eso uno de los ejes de las negociaciones en Marrakech se refiere a las "finanzas climáticas".

El compromiso de aportar 100.000 millones de dólares para 2020 para financiar las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático recae sobre todo en las espaldas del mundo rico, según el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, aunque el Acuerdo de París establece también un financiamiento voluntario Sur-Sur.

Pero son los países industriales los que deben hacer el mayor esfuerzo.

Los compromisos asumidos por cada país son las Contribuciones Nacionales Determinadas e incluyen las metas de reducción de emisiones de gases (mitigación), adaptación, financiación, desarrollo de capacidades y transferencia tecnológica.

El conjunto de las contribuciones nacionales será el indicador que muestre si está consiguiendo o no mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de los dos grados.

Los países miembros de la Convención Marco deberán definir cómo se financian las políticas que se pongan en práctica, lo que incluye por ejemplo el desarrollo de nuevas tecnologías.

Pero cómo hacer transparente y verificable la financiación climática es uno de los temas más complejos de la COP22. "Necesitamos entender qué es lo que va a clasificarse como finanzas climáticas…, porque hay un compromiso de los países desarrollados de trasladar esos recursos y hay que localmente también tener claridad de cómo vamos a hacer la identificación de que esos flujos financieros, si están llegando", explicó Meza, quien recordó las dificultades dentro de los países latinoamericanos para transparentar este tipo de procesos.

"En muchos de nuestros países a duras penas monitoreamos cuál es la inversión pública asociada a ciertas metas estratégicas", por lo que es necesario "desarrollar capacidades para poder monitorear que efectivamente esos compromisos financieros que tienen los países desarrollados con los países en vías de desarrollo se están cumpliendo", añadió."

La Convención Marco, que entró en vigor en 1994, cuenta con 197 partes, que corresponden a 196 países y la Unión Europea.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.panamaagro.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.panamaagro.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.