El Canal de Panamá y su misión ambiental

Estrictas normas de manejo ambiental, entre las que sobresale la reforestación, distinguen a la ampliación del Canal de Panamá, la obra de infraestructura más importante del país en los últimos años.

09 junio 2016 |

Según Ángel Tribaldos y Yafá Melamed, especialistas en Protección Ambiental de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), entre los parques nacionales intervenidos como parte del programa verde de la institución se encuentran Soberanía, Camino de Cruces y Chagres.

A esto se suman trabajos de reforestación y rescate de la fauna en áreas enclavadas en las provincias de Chiriquí, Herrera, Darién, y la zona metropolitana de esta capital, entre otras previamente designadas por el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente).

Un informe de la ACP reveló que como parte de su Programa de Compensación Ambiental para la ampliación se ejecutan 18 proyectos, de los cuales 12 concluyeron y fueron entregados al MiAmbiente para su administración.

Para ello, Tribaldos aseguró que la ACP contrató empresas nacionales, siendo el monto estimado de los trabajos para este programa de 2,8 millones de dólares invertidos.

Agregó que el Gobierno nacional recibió cerca de cuatro millones de dólares por indemnización, ante el efecto de las talas.

Pero el programa ambiental de la autoridad de la vía interoceánica también contempló iniciativas para asegurar la disponibilidad en la calidad y volumen del agua, incrementar la eficiencia energética y reducir y compensar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Se suma, además, un plan de mitigación que facilita el control de la calidad del aire, ruido y vibraciones, protección de suelos, recursos hídricos, flora y fauna, y manejo de residuos sólidos, líquidos y peligrosos, refiere el Informe Anual 2015 de la ACP.

De igual forma, fueron rescatados y reubicados aves, mamíferos y reptiles que habitan en áreas del Pacífico y Atlántico, alejadas del centro de la ciudad, donde se construyó el tercer juego de esclusas del Canal.

Paralelamente trascendió este domingo, que a partir de 2017 MiAmbiente pondrá en funcionamiento un plan piloto para conocer el origen y seguimiento de la madera que sale de la selvática provincia de Darién, a través de un sistema digital.

La iniciativa permitirá mitigar el impacto negativo de la tala ilegal en esa zona boscosa del territorio nacional, y llevar ante la justicia a todo transportador de madera que no cuente con un código de barra que identifique el producto.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.panamaagro.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.panamaagro.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.