gpo
CORREA

Financiamiento verde, promesa para reducir la pobreza en América Latina

El financiamiento verde se insinúa como una promesa para el desarrollo sostenible y la reducción de la pobreza en América Latina, pero requiere de mayor comunicación entre los reguladores y actores de mercado para que tome cuerpo como una alternativa real de reducción de las brechas que aquejan a la región.

29 agosto 2018 |

El criterio lo expusieron especialistas que participaron esta semana en el XIX Foro de Inversionistas, certamen que organiza anualmente la Bolsa de Valores de Panamá (BVP) para el debate sobre los retos en el sector financiero en esta parte del mundo y realizado en un hotel de la capital panameña.

Durante el Foro fue destacada la labor que ha permitido a Costa Rica convertirse en el primer país que lanza un producto de bonos verdes en América Central, y en una labor que permitió además a la Bolsa Nacional de Valores de Costa Rica convertirse en la primera Bolsa de la región que se incorpora a la iniciativa de Bolsas Sostenibles que lidera Naciones Unidas.

"La idea nació en diciembre del año pasado, pero hasta abril de este año la estamos lanzando. Estamos en la etapa de promoción, y hemos venido gestando un portafolio de alrededor de diez proyectos verdes", expuso María Brenes, directora de desarrollo y negocios de la Bolsa Nacional de Valores (BNV) de Costa Rica.

En América Latina han tomado la delantera en este tipo de iniciativa México, y luego de países como Colombia, Chile, Perú y Brasil, que también tienen emisiones de bonos verdes, según los expertos.

Para Matias Gallardo, coordinador de signatarios de la red de América Latina y el Caribe de iniciativa financiera de ONU Medio Ambiente, el potencial de las finanzas verdes en América Latina es casi ilimitado, siendo una de las regiones más biodiversas del planeta.

"La necesidad está latente. Somos países en desarrollo y necesitamos empezar a cerrar brechas de financiamiento para poder alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)", expuso Gallardo.

Señaló que cuentan con estimaciones sobre la demanda de recursos necesaria y de la brecha que tiene América Latina, en donde destacó que se necesita invertir aproximadamente entre 1 billones de dólares y 1,5 billones de dólares anuales para cerrar la brecha en infraestructura de los ODS.

Brenes consideró una diferencia competitiva que ha tenido Costa Rica en relación con otros países haber ido consolidando una marca como país verde y ser "el líder para Centroamérica", además de las alianzas con entidades costarricenses como la dirección de cambio climático, que emitió en su país la estrategia nacional de cambio climático, o con reguladores e inversionistas institucionales.

Gallardo reconoció además el potencial chino como socio para las emisiones verdes en América Latina, teniendo en cuenta que el país asiático es el principal mercado de bonos verdes a nivel global.

"El sector financiero chino es uno de los que más iniciativa está tomando con respecto a las regulaciones financieras, y con respecto a temas ambientales y es China responsable que el Grupo del G-20 tenga un grupo de finanzas sostenibles trabajando desde 2016 en entender y generar un conocimiento común" sobre la materia, complementó el funcionario.

Destacó, además, que sin lugar a dudas China ha impulsado fuertemente su mercado local de bonos verdes a través del enfoque en inversión e infraestructura sostenible, para mitigar todos los temas de polución que siguen teniendo, pero cada vez menores gracias a los esfuerzos que el propio Gobierno chino ha implementado.

El especialista subrayó que si se quiere un avance real en el tema de los bonos verdes, se requiere de un diálogo directo tanto entre los reguladores, financiero y ambiental, y entre los actores del mercado, y otros sectores.

Para el experto una agenda de finanzas sostenibles busca redireccionar los recursos del sector financiero a inversiones en el sector real que tengan un impacto económico, social y ambiental, que son los tres pilares del desarrollo sostenible.

"Se gana con esto porque se puede financiar proyectos que tengan mayor sostenibilidad, que tengan un mayor nivel de inclusión y reducción de la pobreza, y al mismo tiempo no degraden los ecosistemas y el ambiente", subrayó el representante de Naciones Unidas.

Brenes destacó la relevancia del financiamiento verde en momentos en que las diferentes economías, a raíz del Acuerdo de París, están trabajando para migrar hacia economías resilientes y bajas en carbono. "Los bonos verdes son una forma de facilitarles los recursos para poder lograr el objetivo pretendido", resaltó.

La gerente general y vicepresidenta ejecutiva de la Bolsa de Valores de Panamá (VBP), Olga Cantillo, reafirmó por su parte que se trabaja para lanzar el próximo año la iniciativa de financiamiento verde en su país aunque reconoció que una de las limitaciones de su país es que no cuenta con certificaciones reales para poder tener este tipo de financiamiento verde pero que están trabajando en ellos.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.panamaagro.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.panamaagro.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.